Mente Mágica

A través de la autogestión, la meditación y la visualización, puedes modificar tu estado de consciencia para cambiar la realidad. Y es que la mente es mucho más poderosa de lo que imaginas.


La alquimia tradicional es la faculta de transformar una sustancia en otra distinta. Se podrá decir que es la predecesora de la ciencia química actual al relacionarse con los procesos químicos. Es una disciplina filosófica vinculada con el hermetismo, una práctica con más de 2.500 años de antigüedad que tiene que ver con la mística y la espiritualidad.

A partir de la Edad Media, la alquimia fue considerándose una ciencia más hermética y los alquimistas unos sabios.

Entrenar la mente

La alquimia permite desarrollar una mente mágica con la fuerza del espíritu, seleccionando y entrenando los pensamientos  para que éstos moldeen a voluntad las circunstancias. Todo pensamiento es una energía viva e inteligente y, por lo tanto, incide en las circunstancias. Cuantas más ideas positivas tengamos, más optimismo destilaremos, y así lograremos mejorar nuestra salud, nuestras relaciones y nuestras emociones. Con lo que acabará con un mayor crecimiento espiritual.

Controlar la mente

Es sin duda la alquimia del siglo XXI, la que abre un abanico de posibilidades insospechadas relacionadas con el poder que tienen los pensamientos cuando enfocamos o visualizamos lo que deseamos. Una de las aplicaciones más útiles que se están viendo es que el sistema inmunológico responde al pensamiento y que por ejemplo la curación de una enfermedad depende mucho de la actitud del enfermo frente a ella.


Podemos visualizar imágenes positivas del pasado, presente o futuro y así sanarlos o bien influir en su materialización.
¡Visualiza! Pues la imaginación trabaja de forma positiva y creativa.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 5.0/5 (2 votes cast)

Mente Mágica, 5.0 out of 5 based on 2 ratings

Deja un comentario